Refugiados en las aulas. ¿Estamos preparados?

“Madrid solicitará esta semana a Exteriores el asilo para veintiún refugiados gravemente enfermos, siendo once de ellos menores de edad. Catorce proceden de Siria, cinco de Irak, uno de Afganistán y otro de Pakistán…”

¿Qué pasará con esos once menores si se quedan en España?

El alumnado refugiado se encuentra en situación de desventaja por tener que iniciar una nueva vida en un contexto social, cultural y educativo diferente al suyo. Además, esta circunstancia se ve potenciada por la crisis social y humanitaria ocasionada en conflictos bélicos.

A nivel educativo, existen pautas para facilitar este proceso. Ahora bien, no bastan sobre el papel si en la práctica encontramos múltiples carencias. El centro escolar es el  lugar donde confluyen diferentes personas que traen consigo prejuicios, sentimientos de racismo o simple desinformación.

refugiados en las aulas

El Trabajo Social cuenta con habilidades, conocimientos y principios éticos para contribuir a un mejor desarrollo social. De esta forma, es posible revertir dichas mejoras en el ámbito educativo. En la situación planteada, se procederá con diferentes acciones. Potenciando la interculturalidad, adaptando la metodología a la diversidad del grupo. Fomentando el trabajo grupal cooperativo y planteando la acogida como un elemento positivo y enriquecedor. De esta manera, trabajando con el profesorado, tendrán en sus manos la posibilidad de educar y enseñar. Harán así visibles las desigualdades e injusticias para acabar con el estigma social que existe hacia los refugiados y contribuir a su integración.

Como trabajadores sociales, denunciamos nuestro espacio en centros educativos, más si consideramos lo importante que es nuestra labor con personas en situación de vulnerabilidad como en este caso, menores refugiados. Lo importante no es qué hagas, sino cómo lo hagas.

12 comentarios en «Refugiados en las aulas. ¿Estamos preparados?»

  1. Ánimo con vuestra labor, porque en los centros educativos se necesitan muchas personas que trabajen con personas más que con objetivos, contenidos y evaluaciones. Se necesita más corazón y creo que desde vuestra profesión se pueden hacer muchas intervenciones sanas.
    La educación, para que sea algo más que instrucción (como está realmente enfocada) necesita se terapeútica. La educación no es solo cabeza, también es corazón y cuerpo.
    En casos como el que planteáis, es donde quizás se pone más de manifiesto esta necesidad.
    Ánimo y gracias!
    Un profe de secundaria cada día más desilusionado.

    Responder

Deja un comentario

Newsletter Trabasse

¿Quieres conocer todas las novedades de OPOSICIONES?

¡Apúntate a la Newsletter!

Trabasse_trasparente_portada_P
× ¿Podemos ayudarte?