La mujer y la ayuda

Posted by:Trabasse onnoviembre 10, 2017

Somos muchas las mujeres que elegimos dedicarnos al trabajo social en comparación con los hombres que escogen la misma opción, esta importante decisión provoca un gran impacto en nuestros tiempos, ya que los sectores más desfavorecidos de la sociedad están en nuestras manos. Dada la visión machista que día a día nos acompaña, las mujeres somos estigmatizadas desde que nacemos como cuidadoras, como madres, como amigas, y en resumidas cuentas como la persona a quien contar un problema sin miedo a que nos juzgue. Quizá los dotes de mando que se adjudican, por el contrario, a los niños desde que nacen, hace que los hombres se encuentren en una posición de dirección y autoridad, alejados de las necesidades primarias de la sociedad.

Pero… ¿este papel no va mas allá de la familia? ¿Acaso no somos madres cada vez que escuchamos con paciencia a nuestro cliente sin juzgarle? ¿No somos madres cada vez que controlamos los pasos que siguen las personas de las que nos hacemos cargo? ¿y no somos madres o lo que comúnmente entendemos como madre, cuando intentamos llevar por el camino correcto a nuestros usuarios como lo haríamos con nuestros hijos?

Y aunque las mujeres participaron con fuerza en los orígenes de la ayuda social, no tuvieron el verdadero reconocimiento, donde en esos tiempos y en la actualidad siguen en los altos poderes el género masculino, valorando a la mujer por su imagen y al hombre por sus habilidades y su inteligencia.

Creemos que todo esto ha cambiado, pero a la vista está que no es así, ya desde las clases observamos cómo el 80%, incluso el 90% continuamos siendo mujeres. ¿De verdad es cierto que está cambiando? O seguimos viendo el trabajo social como profesión de mujeres, profesión de ayuda, profesión de madre…

Paula Hernando
Sandra Jimenez
Raquel Moreno
Carol Fernández

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apuntate_Newsletter_2