Mutilación Genital Femenina, no con mi hija

Posted by:Trabasse onoctubre 4, 2017

En los últimos 20 años, España se ha convertido en un punto de encuentro de diversos movimientos migratorios procedentes de África Subsahariana, de Oriente Próximo y de Asia. Estos movimientos han favorecido el impacto de diferentes culturas, etnias y religiones en la sociedad española. Por lo que para una buena convivencia debemos analizar y conocer profundamente dichas diversidades culturales e ideológicas. La Mutilación Genital Femenina (MGF), es un claro ejemplo de ello.

¿Qué es la MGF (Mutilación Genital Femenina)?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la MGF son todos los procedimientos que de forma intencional y por motivos no médicos, alteran o lesionan los órganos genitales femeninos.

Esta práctica se suele realizar en función de la región, cultura o etnia. Por lo general, se realiza en niñas de edades comprendidas entre 4-14 años. Aunque también cabe destacar la práctica en niñas recién nacidas. Y particularmente en adultas antes del matrimonio.

Tipos de MGF

Captura de pantalla 2017-10-04 a las 19.16.49

¿Por qué se realiza?

En algunas sociedades, la práctica pertenece a la ceremonia de iniciación y otorga una identidad étnica y de género a las niñas que se someten a ella. Aporta pertenencia a la comunidad. Marca la entrada a la mayoría de edad. E inspira un sentimiento de orgullo y de alivio al poder formar parte del grupo de mujeres que pueden contraer matrimonio. Así mismo, la MGF se ha convertido en la señal física de que una niña ha adquirido la condición de mujer. Siendo esta garantía de su feminidad y de que tiene el conocimiento necesario para pertenecer a la comunidad. Y así acceder a un universo secreto de la mujer. (Kaplan et al. 2013).

Esta práctica es habitual en las tres principales religiones monoteístas. Y en varias comunidades musulmanas, la cristiana copta o la judía falasha (Egipto y Etiopía). Sin embargo, ni en la Biblia ni en el Corán se avala la práctica. Aunque esta es justificada a menudo como un mandato religioso.

Muchas de las comunidades practicantes consideran antiestéticos y sucios los genitales externos femeninos. De ahí que modificarlas hacen que la niña se vea “limpia y bonita” (motivos higiénicos y estéticos). La extirpación de los genitales femeninos simboliza la eliminación de lo que se percibe como elementos masculinos (este es el caso del clítoris).

Perspectiva de intervención con la MGF

Para una intervención social inclusiva es necesario hacer uso de una perspectiva intercultural (comprender la situación en función de su contextualización cultural), perspectiva de género (debido a que es una práctica que afecta de manera directa a las mujeres) y perspectiva de los derechos humanos (debido a su carácter universal).

Herramientas de sensibilización

A continuación, destacamos las siguientes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apuntate_Newsletter_2